Canal RSS

Conclusiones del Encuentro Internacional

Tras el encuentro internacional desarrollado en Melilla entre los pasados días 15 y 21 del pasado mes de junio, en el marco del Proyecto “Parlamento Joven: Una Alianza por la Participación”, desde la Asociación Juvenil Melillense de Estudiantes Universitarios, queremos hacer públicas el decálogo de recomendaciones elaboradas por las 17 entidades juveniles participantes, con la finalidad de que las administraciones públicas de Melilla las asuman como propias y así poder contribuir al desarrollo del bienestar de la sociedad melillense, y de sus jóvenes en particular:

VOLUNTAD POLÍTICA.
El gran problema de la Ciudad Autónoma de Melilla es que quienes tendrían que dedicarse a resolver los problemas existentes, se dedican a crearlos donde no los hay.
La politización de todos los ámbitos de la vida melillense impide poder desarrollar un trabajo productivo y sano, obstaculizando la ilusión de los jóvenes y exterminando cualquier posibilidad de iniciativa y participación social.
Estamos convencido de que “querer es poder”, y si las administraciones públicas melillenses quisieran, los problemas que afrontan los jóvenes de Melilla se verían sustancialmente reducidos.

MAYOR PRESUPUESTO.
La Viceconsejería de Juventud de Melilla cuenta con un presupuesto de 500.000 euros, cifra que solo representa un 0’2% del presupuesto de la Ciudad Autónoma.
De cada 500 euros que gasta el Gobierno de Melilla, tan sólo se destina uno al área de Juventud, lo cual demuestra claramente el escaso interés y desafección que sienten los gobernantes por los jóvenes melillenses.
La juventud melillense se merece un mayor esfuerzo inversor por parte de los poderes públicos, necesitan de una apuesta decidida que persiga ofrecer una oferta lúdica, educativa y cultural digna, que se ajuste a las verdaderas demandas y necesidades de la población juvenil melillense.

MAYOR EFICIENCIA ECONOMICA
Aún así, creemos que el primer paso, especialmente en estos tiempos de crisis, es que lo prioritario en lo referente al ámbito presupuestario no ha de ser la cantidad y sí la calidad.
Es de extrema urgencia que los escasos recursos económicos disponibles sean bien invertidos y no dilapidados en actividades banales y de escasa trascendencia con las que no se identifican los jóvenes de Melilla.
Se puede hacer mucho más con esa cifra que maneja la Viceconsejería, e incluso se puede hacer más con mucho menos de esa cantidad presupuestaria.

CREAR UN ORGANO DE PARTICIPACIÓN JUVENIL
Ante el estado de “mortalidad absoluta” en el que se encuentra el Consejo de la Juventud de Melilla, proponemos la creación de un nuevo organismo de participación juvenil, que actúe a modo de órgano consultivo.
Hay que brindarles a los jóvenes melillenses la oportunidad de contar con un órgano de participación en el que puedan debatir sobre sus problemas y aspiraciones y, por supuesto, que ejerza como interlocutor legítimo de cara a los poderes públicos para que sus voces sean escuchadas.
Igualmente, ante la falta de locales en los que las Asociaciones Juveniles de Melilla puedan llevar a cabo su trabajo con una mayor profesionalidad y eficacia, animamos a la Asociación AMEU a desarrollar sus funciones y tareas organizativas en el local público puesto a disposición del inexistente Consejo, otorgándole de este modo un uso social y real que permita aumentar la amplia oferta de actividades que ofrece a la ciudadanía melillense.

CREACION DEL INSTITUTO DE LA JUVENTUD
   • AGILIZAR TRAMITES Y MENOS BUROCRACIA
   • DEMOCRACIA PARTICIPATIVA
Un paso fundamental en el área de Juventud de Melilla ha de ser que goce de una mayor independencia, que favorezca su distinción como un área de carácter más participativo y trasversal.
Aconsejamos que se de vida a un nuevo “instrumento” gubernamental y administrativo que propicie la verdadera participación juvenil en el proceso de toma de decisiones que nos afecta directamente.
Para ello, el primer requisito fundamental es que tenga una relación fluida con los jóvenes, que esté al servicio de la ciudadanía y que el acceso a sus servicios no esté obstaculizado por los temidos tramites burocráticos. Hay que perseguir que los jóvenes acudan a participar y no espantarlos por el camino.
Igualmente, ha de ser prioritario que este nuevo organismo público goce de una verdadera comunicación y colaboración activa con otras áreas del Gobierno Autonómico con asuntos de trabajo común (como Educación, Cultura, Deporte, Turismo o Economía), que persiga crear sinergias en vez de rivalidades que solo sirven para torpedear el bienestar necesario que los melillenses merecen.
Por todo ello, con la finalidad de agilizar tramites, de simplificar el funcionamiento cotidiano y de propiciar una verdadera democracia participativa en su seno, así como crear un efecto multiplicador gracias a su verdadera interconexión con otras áreas de la administración autonómica, abogamos por la desaparición de la Viceconsejería de Juventud y la creación del Instituto de la Juventud de Melilla.

MODIFICAR LA ESTRATEGIA PUBLICITARIA
En una ciudad como Melilla, “saturada” de medios de comunicación, con 4 periódicos impresos, 3 cadenas de televisión, 5 emisoras de radio, periódicos y televisiones digitales, es evidente que los jóvenes permanecen desinformados a pesar de ello, por lo que es evidente que la estrategia informativa y publicitaria de Melilla, de cara a la juventud, no se ha adaptado a la realidad del S.XXI.
La Ciudad Autónoma realiza un abultado esfuerzo inversor, que multiplica ampliamente el presupuesto destinado a juventud, y aun así no consigue llegar a los jóvenes, por lo que consideramos que la estrategia comunicativa de la ciudad falla estrepitosamente de cara a la sociedad del futuro que representan los jóvenes.
En consecuencia, animamos a la ciudad a que modifique sus planteamientos, y a que se haga a la idea de que la información a los jóvenes hay que hacérsela llegar a través sus propios medios.
La Ciudad Autónoma ha de adaptarse a los jóvenes y no los jóvenes a la Ciudad, por lo que ha de ser prioritario la creación de una página web dirigida específicamente a los jóvenes melillenses, acudir presencialmente a los centros educativos a informar de las actividades, estar presentes en las redes sociales y realizar inserciones publicitarias en éstas, así como poner a disposición de la ciudadanía un teléfono de atención gratuito, entre otras medidas.

COMBATIR LA EXCLUSIÓN SOCIAL
Las Administraciones Públicas han de estar más presentes en los barrios periféricos de Melilla, y ha de estarlo con “mayor firmeza, rotundidad y compromiso”.
Esta mayor presencia ha de serlo tanto física como moral, y ha de caracterizarse por la exigencia de un compromiso social recíproco entre poderes públicos y beneficiarios.
La exclusión social y la pobreza no se combaten exclusivamente concediendo trabajos temporales que son pan para hoy, y hambre para mañana, sino combinando de forma real políticas educativas, económicas, sociales y de planificación familiar diseñadas de forma que no pretendan exclusivamente comprar voluntades desde una óptica política de cara a las citas electorales.
Reivindicamos la elaboración de un plan integral de actuación “real” que persiga erradicar los intolerables índices de exclusión social existentes en este trozo de Europa en África.

APOYO AL PROYECTO “VICTORIA JOVEN”
Los jóvenes melillenses padecen un agudo déficit de oferta cultural, artística, de formación y de ocio al que hay que darle una respuesta de forma apremiante.
La falta de instalaciones juveniles, ya que la única existente en la ciudad ha sido “robada” a la juventud y ha sido “invadida” por las federaciones deportivas, agrava aún más esta situación.
Por ello, apoyamos firmemente la propuesta de creación de un “gran complejo de ocio juvenil” en Melilla, que gire en torno a las artes y a la cultura. Un apoyo, que es especialmente intenso tras tener la oportunidad de visitar el lamentable estado ruinoso y de suciedad en el que se encuentra sumido el Cuarto Recinto Histórico Amurallado de Melilla, por lo que animamos fervientemente a que se acometa su rehabilitación integral y apostamos por que se materialice la propuesta contemplada en el proyecto “Victoria Joven”, elaborado por la Asociación AMEU.
Entendemos que éste propone aunar un uso eminentemente social, con la recuperación del patrimonio histórico y cultural, de una forma sostenible que supondrá un importante aumento de las zonas verdes de Melilla y de sus posibilidades turísticas y de desarrollo económico, lo cual será muy positivo para evitar que la máxima prioridad de los jóvenes melillenses sea abandonar su ciudad.

FOMENTO DE LOS PROGRAMAS EUROPEOS Y DE LA MOVILIDAD
Europa apuesta decididamente por la Juventud y ha creado múltiples y muy diversos programas dirigidos específicamente a la Juventud, como por ejemplo “Juventud en Acción”, que ofrecen hoy en día muchas oportunidades a los jóvenes europeos.
Pero bien por desconocimiento, bien por falta de motivación o de orientación, son pocos los jóvenes de Melilla que se benefician de las oportunidades ofrecidas para viajar, estudiar, experimentar otra cultura, hacer voluntariado, aprender idiomas, desarrollarse como personas…
En Melilla, y especialmente en su Gobierno, parecen no haberse dado cuenta de las magníficas oportunidades que se están desperdiciando, porque están desaprovechando la oportunidad de innovar gracias a las múltiples y diversas posibilidades que nos ofertan desde Europa, así como fondos que podrían revertir de manera muy positiva en los jóvenes que “sobreviven” en este trozo de Europa en África.
La falta de voluntad política y de motivación ha provocado un “pasotismo” que no ha de ser permitido en las administraciones públicas del S.XXI. Hay que revertir este desolador panorama, por lo que Melilla necesita un departamento específico que aborde los programas europeos, y en el cual se priorice la movilidad europea. Los jóvenes melillenses han de conocer Europa, y los europeos han de conocer Melilla.
Europa brinda esa posibilidad, gracias a Programas como el “Servicio de Voluntariado Europeo”, y la ofrece a coste cero a todas aquellas regiones que quieran sumarse a ella, pero Melilla, una vez más, vemos que permanece al margen por propia voluntad.
El Gobierno melillense ha de volcarse en esta prioridad. Los melillenses han de sentir Europa y los europeos han de sentir Melilla, por lo que animamos a la Ciudad Autónoma a trabajar y crear un departamento específico que trabaje este ámbito.

INTERCONEXION EN RED DE MELILLA CON AGENTES EUROPEOS E INTERNACIONALES
El acuciado déficit de participación de Melilla y sus jóvenes en los programas europeos e internacionales, recomienda su profundización en actividades como las desarrolladas en estos días en la Ciudad Autónoma.
Melilla ha de formar parte de las redes y estructuras de participación nacionales y supranacionales, que permitan su interconexión con otras realidades y experiencias.
La mentalidad, la visión exclusivamente localista que la caracteriza, no tiene cabida en una sociedad globalizada, en la Europa del S.XXI que tiende a la apertura y al reforzamiento del trabajo común.
El conjunto de los actores juveniles melillenses han de estar presentes y colaborar con sus socios comunitarios y extracomunitarios, por lo que la inclusión en redes de participación, propiciadas por las estructuras públicas y por las asociaciones juveniles, ha de ser una realidad que brinde nuevas posibilidades de desarrollo a los melillenses.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: